Download Mercados, poblamiento e integracion etnica entre los by Carl Henrik Langebaek PDF

By Carl Henrik Langebaek

Show description

Read Online or Download Mercados, poblamiento e integracion etnica entre los muiscas, siglo XVI (Coleccion bibliografica. Antropologia) Spanish PDF

Best no-ficcion books

El hombre lobo y otras bestias

Esta obra ofrece un repaso de los más aterradores delincuentes conocidos. Desde envenenadores, descuartizadores, sacamantecas, atracadores hasta matamendigos, ladrones y violadores. Francisco Pérez Abellán, el mayor experto en Criminalística nos presenta a los grandes monstruos de l. a. actualidad, protagonistas de los crímenes más espeluznantes de los angeles historia reciente de l. a. humanidad: Pietro Arcan, el Arropiero, el general practitioner Muerte; el Vampiro de Dusseldorf; Aileen Wuornos, el Asesino de los angeles Baraja; Issei Sagawa, el caníbal japonés; John Gotti, el último padrino; Jeffrey Dahmer, el carnicero de Milwaukee; David Berkowitz, el Hijo de Sam; Peter Kürten, el Vampiro de Dusseldorf; Ted Bundy.

Filosofía iberoamericana en la época del Encuentro

L. a. Enciclopedia IberoAmericana de Filosofía es un proyecto de investigación y edición coordinado por el Instituto de Filosofía del Consejo greater de Investigaciones Científicas (Madrid), el Instituto de Investigaciones Filosóficas de l. a. Universidad Nacional Autónoma (México) y el Centro de Investigaciones Filosóficas (Buenos Aires), en el que han colaborado más de 500 especialistas de todos los países pertenecientes a l. a. comunidad filosófica hispanoparlante.

Extra resources for Mercados, poblamiento e integracion etnica entre los muiscas, siglo XVI (Coleccion bibliografica. Antropologia) Spanish

Sample text

Dos ejemplos sustentarían esta idea: los cacicazgos con acceso a coca en el cañón seco del río Chicamocha que "tributaban" parte de su producción al Cacique de Duitama, con sede en un valle frío (Tovar, 1974), así como las pequeñas comunidades del piedemonte llanero, los cuales —en palabras del Cacique de Tota que las tenía "sujetas"— "cuando le vienen a ver. . los indios teguas. . C. Vis. Boy. IV f 439v), es decir artículos completamente exóticos para las condiciones geográficas de la tierra fría.

Cuando se iba a iniciar una guerra, por ejemplo, los indios de Tinjacá "tenían la costumbre de dar cada uno al Cacique o señor. . tres o cuatro mantas" (/1595/ ANC C+I XIX f 117r). Sin embargo, de acuerdo a una cita de Rodríguez Freyle (/1636/, 1980: 74) se podría pensar que al menos parte de lo que recibía el Cacique en caso de guerra, también se gastaba en fiestas. En palabras del cronista, antes de iniciarse un conflicto entre los caciques de Tunja y Bogotá, salieron: 50 \ "…de ambos campos muy largos corros de hombres y mujeres bailando… con mucho gusto y recocijo se mostraban los unos y los otros.

C. Vis. Cund. XI f 888r), y una gran influencia en las tradiciones alfareras de la región (Langebaek y Zea, 1983a). C. C+I LVII f 686r). C. C. Vis. Cund. C. C+I LXXIII f 308r y Vülamarín, 1972,1: 96). Además, resulta posible que a la confederación de Bogotá pertenecieran los "pueblos" de Cáqueza, Chinga, Guasca, Luchuta, Pasca, Simijaca, Su-bachoque, Subia y Teusacá donde, según las crónicas, el Cacique de Bogotá mantenía guechas. Un vínculo poco claro es aquel que pudo unir en el Siglo XVI a los cacicazgos de Bogotá y Guatavita.

Download PDF sample

Rated 4.50 of 5 – based on 27 votes