Download Lógica by Juan José Sanguineti PDF

By Juan José Sanguineti

Show description

Read Online or Download Lógica PDF

Similar no-ficcion books

El hombre lobo y otras bestias

Esta obra ofrece un repaso de los más aterradores delincuentes conocidos. Desde envenenadores, descuartizadores, sacamantecas, atracadores hasta matamendigos, ladrones y violadores. Francisco Pérez Abellán, el mayor experto en Criminalística nos presenta a los grandes monstruos de los angeles actualidad, protagonistas de los crímenes más espeluznantes de l. a. historia reciente de los angeles humanidad: Pietro Arcan, el Arropiero, el health care provider Muerte; el Vampiro de Dusseldorf; Aileen Wuornos, el Asesino de los angeles Baraja; Issei Sagawa, el caníbal japonés; John Gotti, el último padrino; Jeffrey Dahmer, el carnicero de Milwaukee; David Berkowitz, el Hijo de Sam; Peter Kürten, el Vampiro de Dusseldorf; Ted Bundy.

Filosofía iberoamericana en la época del Encuentro

Los angeles Enciclopedia IberoAmericana de Filosofía es un proyecto de investigación y edición coordinado por el Instituto de Filosofía del Consejo better de Investigaciones Científicas (Madrid), el Instituto de Investigaciones Filosóficas de l. a. Universidad Nacional Autónoma (México) y el Centro de Investigaciones Filosóficas (Buenos Aires), en el que han colaborado más de 500 especialistas de todos los países pertenecientes a l. a. comunidad filosófica hispanoparlante.

Additional info for Lógica

Sample text

Continuó-. ¿Quién de entre vosotros puede acudir a su padre o a su suegro y dar cuenta de la buena administración de sus ingresos? , tengo poco oro. He gastado parte de él con sabiduría, otra parte alocadamente y también he perdido otra por imprudencia? ¿Todavía creéis que la suerte es la responsable de que algunos hombres posean mucho oro y de que otros no tengan? En ese caso, os equivocáis. Los hombres tienen mucho oro cuando conocen las Finco leyes del oro y las respetan. Gracias al hecho de haber aprendido las cinco leyes en mi juventud y de haberlas seguido, me he convertido en un mercader rico.

Es cierto, eso ocurre -continuó Arkad-. Me doy cuenta de ello, y me pregunto si el dinero que se gana de este modo aporta beneficios permanentes a los que la fortuna les sonríe de esta manera. Conozco a muchos hombres de Babilonia que han triunfado en los negocios, pero soy incapaz de nombrar a uno sólo que haya triunfado recurriendo a esa fuente. Vosotros que esta tarde estáis reunidos aquí conocéis a muchos ciudadanos ricos. Sería interesante saber cuántos han conseguido su fortuna en las salas de juego.

No me importa admitir que ella no pareció darse cuenta de que yo estaba allí -contestó el joven sumándose a las risas de los demás-. ¿Y vos? ¿La encontrasteis esperando para hacer que los dados rodasen a vuestro favor? Estamos deseosos de escuchar y de aprender. -Un buen principio -interrumpió Arkad-. Estamos aquí para examinar todos los aspectos de cada cuestión. Ignorar las salas de juego sería como olvidar un instinto común en casi todos los hombres: la tentación de arriesgar una pequeña cantidad de dinero esperando conseguir mucho.

Download PDF sample

Rated 4.63 of 5 – based on 30 votes