Download Ideologia y Aparatos Ideologicos de Estado: Freud y Lacan by Louis Althusser PDF

By Louis Althusser

BOOKS IN SPANISH

Show description

Read or Download Ideologia y Aparatos Ideologicos de Estado: Freud y Lacan PDF

Similar no-ficcion books

El hombre lobo y otras bestias

Esta obra ofrece un repaso de los más aterradores delincuentes conocidos. Desde envenenadores, descuartizadores, sacamantecas, atracadores hasta matamendigos, ladrones y violadores. Francisco Pérez Abellán, el mayor experto en Criminalística nos presenta a los grandes monstruos de l. a. actualidad, protagonistas de los crímenes más espeluznantes de l. a. historia reciente de los angeles humanidad: Pietro Arcan, el Arropiero, el health care provider Muerte; el Vampiro de Dusseldorf; Aileen Wuornos, el Asesino de los angeles Baraja; Issei Sagawa, el caníbal japonés; John Gotti, el último padrino; Jeffrey Dahmer, el carnicero de Milwaukee; David Berkowitz, el Hijo de Sam; Peter Kürten, el Vampiro de Dusseldorf; Ted Bundy.

Filosofía iberoamericana en la época del Encuentro

L. a. Enciclopedia IberoAmericana de Filosofía es un proyecto de investigación y edición coordinado por el Instituto de Filosofía del Consejo greater de Investigaciones Científicas (Madrid), el Instituto de Investigaciones Filosóficas de los angeles Universidad Nacional Autónoma (México) y el Centro de Investigaciones Filosóficas (Buenos Aires), en el que han colaborado más de 500 especialistas de todos los países pertenecientes a los angeles comunidad filosófica hispanoparlante.

Additional resources for Ideologia y Aparatos Ideologicos de Estado: Freud y Lacan

Sample text

7 Gramsci es, por lo que sabemos, el único que siguió el camino tomado por nosotros. Tuvo esta idea “singular” de que el Estado no se reduce al aparato (represivo) del Estado, sino que comprende, como él decía, cierto número de instituciones de la “sociedad civil”: la Iglesia, las escuelas, los sindicatos, etc. Gramsci, lamentablemente, no sistematizó sus intuiciones, que Gramsci, Ocuvres Choisies, Ed. Sociales, pp. 290, 291 (nota 3), 293, 295, 436. Véase Lettres de la Prison, Ed. Sociales. 8 La familia cumple, evidentemente, otras funciones que la de un AIE.

Si cree en Dios, va a la iglesia para asistir a la misa, se arrodilla, reza, se confiesa, hace penitencia (antes ésta era material en el sentido corriente del término)y naturalmente se arrepiente, y continúa, etc. Si cree en el deber tendrá los comportamientos correspondientes, inscritos en prácticas rituales “conformes a las buenas costumbres”. si cree en la justicia, se someterá sin discutir a las reglas del derecho, podrá incluso protestar cuando sean violadas, firmar petitorios, tomar parte en una manifestación, etcétera.

Por este simple giro físico de 180 grados se convierte en sujeto. ¿Por qué? Porque reconoció que la interpelación se dirigía “precisamente” a él y que “era precisamente él quien había sido interpelado” (y no otro). La experiencia demuestra que las telecomunicaciones prácticas de la interpelación son tales que la interpelación siempre alcanza al hombre buscado: se trate de un llamado verbal o de un toque de silbato, el interpelado reconoce siempre que era precisamente él a quien se interpelaba. No deja de ser éste un fenómeno extraño que no sólo se explica por el sentimiento de culpabilidad”, pese al gran número de personas que “tienen algo que reprocharse”.

Download PDF sample

Rated 4.63 of 5 – based on 10 votes