Download El Hombre En Busca del Sentido by V. Frankl PDF

By V. Frankl

El health care professional Frankl, psiquiatra y escritor, suele preguntar a sus pacientes aquejados de multiples padecimientos: Por que no se suicida usted? Y muchas veces, de las respuestas extrae una orientacion para l. a. psicoterapia a aplicar: a este, lo que le ata a los angeles vida son los hijos; al otro, un talento, una habilidad sin explotar; a un tercero, quizas, solo unos cuantos recuerdos que merece los angeles pena rescatar del olvido. Tejer estas tenues hebras de vidas rotas en una urdimbre firme, coherente, significativa y responsable es el objeto con que se enfrenta los angeles logoterapia.En esta obra, Viktor E. Frankl explica l. a. experiencia que le llevo al descubrimiento de l. a. logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentracion, el mismo sintio en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. Como pudo el que todo lo habia perdido, que habia visto destruir todo lo que valia l. a. pena, que padecio hambre, frio, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, como pudo aceptar que l. a. vida fuera digna de vivirla? El psiquiatra que personalmente ha tenido que enfrentarse a stories rigores merece que se le escuche, pues nadie como el para juzgar nuestra condicion humana sabia y compasivamente. Las palabras del general practitioner Frankl alcanzan un temple sorprendentemente esperanzador sobre l. a. capacidad humana de trascender sus dificultades y descubrir l. a. verdad conveniente y orientadora.

Show description

Read or Download El Hombre En Busca del Sentido PDF

Best no-ficcion books

El hombre lobo y otras bestias

Esta obra ofrece un repaso de los más aterradores delincuentes conocidos. Desde envenenadores, descuartizadores, sacamantecas, atracadores hasta matamendigos, ladrones y violadores. Francisco Pérez Abellán, el mayor experto en Criminalística nos presenta a los grandes monstruos de los angeles actualidad, protagonistas de los crímenes más espeluznantes de l. a. historia reciente de l. a. humanidad: Pietro Arcan, el Arropiero, el healthcare professional Muerte; el Vampiro de Dusseldorf; Aileen Wuornos, el Asesino de l. a. Baraja; Issei Sagawa, el caníbal japonés; John Gotti, el último padrino; Jeffrey Dahmer, el carnicero de Milwaukee; David Berkowitz, el Hijo de Sam; Peter Kürten, el Vampiro de Dusseldorf; Ted Bundy.

Filosofía iberoamericana en la época del Encuentro

Los angeles Enciclopedia IberoAmericana de Filosofía es un proyecto de investigación y edición coordinado por el Instituto de Filosofía del Consejo stronger de Investigaciones Científicas (Madrid), el Instituto de Investigaciones Filosóficas de l. a. Universidad Nacional Autónoma (México) y el Centro de Investigaciones Filosóficas (Buenos Aires), en el que han colaborado más de 500 especialistas de todos los países pertenecientes a l. a. comunidad filosófica hispanoparlante.

Additional resources for El Hombre En Busca del Sentido

Sample text

Estrechó mi mano en silencio, a modo de adiós, no para la vida, sino desde la vida. ", me dijo con tristeza. " Se le saltaron las lágrimas y yo traté de consolarle. Todavía me quedaba algo por hacer, expresarle mi última voluntad. "Otto, escucha, en caso de que yo no regrese a casa junto a mi mujer y en caso de que la vuelvas a ver, dile que yo hablaba de ella a diario, continuamente. Recuérdalo. En segundo lugar, que la he amado más que a nadie. En tercer lugar, que el breve tiempo que estuve casado con ella tiene más valor que nada, que pesa en mí más incluso que todo lo que hemos pasado aquí.

Ya sabe lo que quiero decir, doctor, ¡para mí! ", le pregunté. "En febrero de 1945", contestó. Por entonces estábamos a principios de marzo. " Cuando F. me habló de aquel sueño todavía estaba rebosante de esperanza y convencido de que la voz de su sueño no se equivocaba. Pero al acercarse el día señalado, las noticias sobre la evolución de la guerra que llegaban a nuestro campo no hacían suponer la probabilidad de que nos liberaran en la fecha prometida. El 29 de marzo y de repente F. cayó enfermo con una fiebre muy alta.

Pero al día siguiente me sentía todavía más cansado, insensible e irritable. Mientras trabajé como médico en el pabellón de los enfermos de tifus, tuve que ocupar también el puesto de jefe del mismo, lo que quería decir que ante las autoridades del campo era responsable de su limpieza (si es que se puede utilizar el término limpieza para describir aquella condición). El pretexto de la inspección a la que con frecuencia nos sometían era más con ánimo de torturarnos que por motivos de higiene. Mayor cantidad de alimentos y unas cuantas medicinas nos hubieran ayudado más, pero la única preocupación de los inspectores consistía en ver si en el centro del pasillo había una brizna de paja o si las mantas sucias, hechas andrajos e infectadas de piojos estaban bien plegadas y remetidas a los pies de los pacientes.

Download PDF sample

Rated 4.00 of 5 – based on 47 votes